Disponible. El criterio más importante en el diseño de instalaciones de agua caliente sanitaria.

athletes running on track and field oval in grayscale photography

El calentador, acumulador, termo electrico o cualquier otro equipo que usemos para el agua de la ducha, tiene que seleccionarse de acuerdo a nuestros parámetros de uso. No existe “el mejor” o “el peor”. Sencillamente algunas soluciones que existen en el mercado se adaptan mejor a nosotros que otras.

Si existiera una solución mejor y correcta para todos los casos, ¿por qué iba a estar el mercado lleno de diferentes opciones?

Si acudimos a un comercio, o preguntamos a un instalador, nos explicarán unos parámetros, los que el vendedor considere importantes. En ocasiones la falta de empatía hace creer al vendedor que posee la razón universal y que no seguir sus consejos supone el error más importante del mundo. En realidad el proceso de compra supone elegir entre las diferentes posibilidades la que más nos gusta, incluso aunque nos equivoquemos.

Uno de esos parámetros que no se suele tener en cuenta con las instalaciones de agua caliente sanitaria (A.C.S.) es la disponibilidad. Se pueden encontrar en el mercado sistemas que producen agua quemando gas, otros utilizan bombas de calor, otros energía solar y algunos electricidad mediante resistencia eléctrica. Unos son más eficientes que los otros. Algunos necesitan acumular el agua durante un tiempo, porque son lentos. Otros producen agua justo en el momento que se va a usar.

No sirve de nada tener un sistema tremendamente económico si cuando llego a casa no puedo ducharme porque tengo que esperar dos horas o tres. Creo que es más importante esa disponibilidad que lo barato que pueda resultar.

Los acumuladores o termos eléctricos con resistencia son una buena solución para muchos pequeños consumos. Los hay de diversas capacidades y si no quieres pagar dos tipos de suministros distintos son tu elección: una sola factura, electricidad, y te olvidas del gas. Sin embargo el tiempo de calentamiento es largo. Normalmente hacen falta dos o tres horas para conseguir que los 50,100 o 150 litros estén a temperatura para ducharnos o bañarnos. Los acumuladores por bomba de calor, aerotermia, son prácticamente iguales en funcionamiento. En lugar de contar con una resistencia eléctrica, que produce calor por efecto Joule, cuentan con una bomba de calor cuyo consumo es mucho más bajo. Sin embargo el tiempo de calentamiento es alto. Además el agua una vez caliente, tiende a volver a enfriarse (pérdidas energéticas).

Los calentadores a gas, las calderas murales son instantáneas en su mayoría. Algunas pueden tener microacumulación (que no influye en cantidad o disponibilidad de agua) o incluso acumulación (bastante más caras). Estos equipos calientan el agua a medida que el agua pasa por ellos. Tanto necesitas, tanto tienes, sin demoras ni gastos de mantenimiento de temperatura. Ahora bien, si vas a usar mucha agua te va a hacer falta mucha potencia. Las calderas tienen que ser muy grandes (los calentadores ya ni llegan a potencias altas).

Si eres un single que vive solo, y que usas tu casa, solo durante las noches y fines de semana, un termo eléctrico de 50 litros puede ser tu solución perfecta. Si tienes una familia de 6 hijos gemelos, de dos en dos, tienes que pensar en una caldera y un buen acumulador, buscando lo que más se adapte a ti.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.