¿Qué instaladores están habilitados para efectuar instalaciones de aire acondicionado o climatización?

aire acondicionado empresa frigorifica refrigerantes gases fluorados

Cualquier instalador o empresa instaladora que quiera realizar trabajos que tengan que ver con el bienestar térmico de locales que usen habitualmente las personas tienen que cumplir el Real Decreto 1027/2007 por el que se establece el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE). En su artículo 37 dispone los requisitos que deben cumplir las empresas instaladoras.

  1. Incluir en el objeto social de la entidad la actividad de montaje y reparación de instalaciones térmicas y/o mantenimiento y reparación.
  2. Estar dados de alta en el correspondiente régimen de la seguridad social.
  3. Tener suscrito un seguro de responsabilidad civil profesional de al menos 300.000 €.
  4. Disponer de, al menos, un técnico en plantilla con carné profesional de instalaciones térmicas en los edificios.
  5. En los casos que proceda, la empresa deberá disponer de personal certificado conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 795/2010, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los manipulan.
  6. Para aquellas empresas que trabajen en instalaciones térmicas sujetas a este reglamento y afectadas por el RD 138/2011 de seguridad de instalaciones frigoríficas, de conformidad con sus artículos 9,11 y 14 la empresa contará con los medios técnicos y materiales de la IF 13 así como con el plan de gestión de residuos y en caso de trabajar con instalaciones térmicas que dispongan de un circuito frigorífico clasificado como instalación frigorífica de nivel 2, deberán tener suscrito un SRC por 900.000 €

En el punto 5 se habla del RD 795/2010, en el momento de escribir esta anotación, derogado, ha sido sustituido por el RD 115/2017, del que ya comenté algo en esta anotación. Por dejarlo claro aquí: es necesario una certificación que establezca la cualificación del personal (dentro de dos categorías disponibles).

En el punto 6 se habla del RD 138/2011, el reglamento de seguridad de instalaciones frigoríficas. Dentro del ámbito de aplicación de ese reglamento, establecido en su artículo 2, dice:

1. Este reglamento y sus instrucciones técnicas complementarias IF se aplicarán a las instalaciones frigoríficas de nueva construcción, así como a las ampliaciones, modificaciones y mantenimiento de éstas y de las ya existentes.

2. No obstante, a las instalaciones y sistemas de refrigeración que a continuación se relacionan se les aplicará única y exclusivamente lo establecido en el artículo 21 del presente reglamento (puesta en servicio):

a) Instalaciones por absorción que utilizan BrLi-Agua.

b) Sistemas de refrigeración no compactos con carga inferior a:

2,5 Kg. de refrigerante del grupo L1

0,5 Kg. de refrigerante del grupo L2

0,2 Kg. de refrigerante del grupo L3

3. Quedan excluidas del ámbito de aplicación de este reglamento:

a) Las instalaciones frigoríficas correspondientes a modos y medios de transporte terrestre, marítimo y aéreos, que se regirán por lo dispuesto en las normas de seguridad internacionales y nacionales aplicables a los mismos y en sus normas técnicas complementarias.

b) Los sistemas secundarios utilizados en las instalaciones de climatización para condiciones de bienestar térmico de las personas en los edificios, que se regirán por lo dispuesto en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio.

c) Los sistemas de refrigeración compactos (sistemas de acondicionamiento de aire portátiles, frigoríficos y congeladores domésticos, etc.) con carga de refrigerante inferior a:

2,5 Kg. de refrigerante del grupo L1

0,5 Kg. de refrigerante del grupo L2

0,2 Kg. de refrigerante del grupo L3

NOTA: Los sistemas secundarios a los que se hace referencia en las exclusiones del ámbito de aplicación del RD 138/2011 se refieren a los que utilizan una sustancia intermedia, en sistemas indirectos, para transportar el calor entre el circuito frigorífico y el medio a calentar o enfriar.

O sea, este reglamento (que está en proceso de modificación en estos momentos) establece que un determinado tipo de instalaciones solo deben cumplir las disposiciones de puesta en servicio (que las instalaciones sean realizadas por empresas frigoríficas y alguna cosa más) y que las muy pequeñas en equipos compactos no se incluyen.

Los refrigerantes se clasifican, en el propio reglamento, según su seguridad. Siendo por ejemplo, el R410a, de uso habitual hoy en día, clasificado en el apendice A como de alta seguridad (grupo L1). Un equipo no compacto que lleve más de 2,5 kg de ese refrigerante debe cumplir este reglamento y además registrar la instalación mediante una memoria técnica de diseño. Un equipo de 10,6 kW térmicos de Junkers, tipo multisplit cuenta ya con 4,3 kg de refrigerante.

El R-32 es otro de los gases habituales, considerado en este caso del grupo L2 (media seguridad), solo con que sean 0,5 kg de refrigerante ya será necesario su registro por una empresa frigorífica.

Los requisitos que debe cumplir una empresa frigorista están establecidos  en el artículo 11 del RSIF, para las de nivel 1 serían:

Cualquier empresa frigorista que cuente, como mínimo, con un profesional frigorista habilitado en plantilla podrá montar, poner en servicio, mantener, reparar, modificar y desmantelar las instalaciones del Nivel 1.

Deberá tener suscrito un seguro de responsabilidad civil profesional u otra garantía equivalente que cubra los posibles daños derivados de su actividad, por importe mínimo de 300.000 euros.

Asimismo deberá disponer de un plan de gestión de residuos que considere la diversidad de residuos que pueda generar en su actividad y las previsiones y acuerdos para su correcta gestión ambiental y que, en su caso, si procede, contemplará su inscripción como pequeño productor de residuos peligrosos en el órgano competente de la comunidad autónoma.

En todo caso, deberá disponer de los medios técnicos que se especifican en la Instrucción técnica complementaria IF-13.

Según el artículo 8 del propio reglamento son de nivel 1:

Nivel 1. Instalaciones formadas por uno o varios sistemas frigoríficos independientes entre sí con una potencia eléctrica instalada en los compresores por cada sistema inferior o igual a 30 kW siempre que la suma total de las potencias eléctricas instaladas en los compresores frigoríficos no exceda de 100 kW, o por equipos compactos de cualquier potencia, siempre que en ambos casos utilicen refrigerantes de alta seguridad (L1), y que no refrigeren cámaras o conjuntos de cámaras de atmósfera artificial de cualquier volumen.

Si no es así deben clasificarse de nivel 2. Realizarse de acuerdo a proyecto redactado por técnico titulado competente y además las empresas de nivel 2 contaran con:

Para montar, poner en servicio, mantener, reparar y desmantelar las instalaciones hasta de Nivel 2, la empresa frigorista deberá poseer en plantilla, como mínimo, un técnico titulado con atribuciones específicas en el ámbito competencial a que se refiere el Reglamento.

Deberá tener suscrito un seguro de responsabilidad civil profesional u otra garantía equivalente que cubra los posibles daños derivados de su actividad por un importe mínimo de 900.000 euros.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.