Los niveles de conformidad de los productos.

Conformidad productos

¿Cómo puede asegurar la normativa y reglamentación que un producto es seguro para su uso?

Si te pones en la cabeza del legislador, este no es un asunto baladí. Todo lo contrario, es más bien un tema de difícil solución si se quiere disminuir la carga administrativa del sector público y retirar el poder de designación de personas individuales.

Y es que a poco que lo pienses, cualquier sistema de control establecido acaba siendo potestad de unos pocos, que tienen a su disposición la posibilidad de hacer y deshacer como quieran, sin excesivo control sobre ellos. Lo cual no es en absoluto justo y tampoco logra el resultado buscado.

La reglamentación técnica establecer varios niveles de conformidad de los productos en base a como se puede acreditar la misma (acreditar, la nueva palabra de moda, que significa tener papeles que demuestren que cumple).

  1. Muchos productos están recogidos en normas armonizadas de la unión europea (iguales para toda Europa). Si es así, deben llevar el marcado CE, que un distintivo que sirve para identificar que ese producto ha pasado todo un sistema de evaluación de la conformidad. El proceso de evaluación de conformidad puede ser distinto para cada producto. Consiste en que se verifique de algún modo, que el producto cumple toda la normativa que tiene que cumplir. La declaración de conformidad es el documento que debe firmar el fabricante que le obliga a cargar con todas las responsabilidades en el caso de que no sea así.
  2. Otros productos no cuentan con normas europeas armonizadas, pero si con normas nacionales. Así que existe la exigencia de encargar a un organismo de control autorizado la certificación del cumplimiento de dicha norma mediante la expedición de marcas o certificados de conformidad a normas.
  3. Algunos reglamentos establecen un tercer nivel (como el Real Decreto 513/2.017 de instalaciones de protección contra incendios) para aquellos casos en los que no existe una norma por ser el producto novedoso o no convencional. Ese tercer nivel consistiría en una evaluación externa por un organismo específico.
  4. En el último nivel, menos reglado que los otros, el proyectista puede proponer normas y especificaciones distintas cuando no fuera posible cumplir las prescripciones reglamentarias (según lo que dice, por ejemplo el Real Decreto 337/2.014 de instalaciones de alta tensión). Estas propuestas pueden ser o no aceptadas por la administración competente.

Se establecen de este modo niveles o métodos de comprobación del cumplimiento de la normativa. Todos los reglamentos cuentan además con la obligación, si así lo estima la autoridad competente, de reconocer la validez de las marcas de conformidad de productos fabricados en otros países de la unión europea.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s