Normativas y reglamentos técnicos y administraciones públicas.

Funcionarios

En este último año varios temas se han repetido en las llamadas y discusiones con instaladores y clientes de tal modo que se han convertido en aburridos.

Mi punto de vista es siempre el mismo. La normativa es bastante clara. Se puede estar o no de acuerdo, se puede interpretar, pero en general las palabras dicen lo que dicen. En ocasiones me veo discutiendo si una coma en un texto legal significa una cosa u otra. No estoy en desacuerdo en que a veces hay que hilar muy fino, pero siempre defiendo un término que me he inventado, el espíritu de la ley.

Con esto quiero decir que si un reglamento dedica cincuenta páginas a establecer disposiciones de seguridad, o de ahorro de energía, no vale de mucho escudarse en una coma para hacer justo lo contrario. Un compañero me dijo cuando yo empecé a trabajar en este mundillo.

Ningún reglamento prohíbe que para hacer un tramo de tubería de 10 metros vayas cambiando el diámetro cada metro sin razón aparente. No está prohibido, pero no es lógico.

Yo conocí personalmente a unos de los redactores habituales de reglamentos técnicos y me pareció una de las personas más inteligentes con los que he tenido la suerte de charlar. Suelo confiar en la profesionalidad de la gente, así que cuando sale una ley o reglamento tiendo a pensar que se ha estudiado en profundidad y lo que se ha dejado sin establecer es porque no merece la pena.

En mis diseños marco aquellos detalles que quiero que se hagan de esa manera en concreto, lo que no marco es porque no me importa, no es determinante para el funcionamiento de la instalación.

El problema de buscar las comas, los límites de las leyes, es que a veces ni así dicen lo que quiero que digan. Por eso muchas veces en mi provincia se busca la respuesta de los funcionarios de la Delegación de Industria, cuando desde mi punto de vista esta no es una obligación que ellos tengan.

Ante las preguntas reiteradas de los agentes del sector, las administraciones toman cartas en el asunto y sacan más leyes, que habitualmente restringen más la movilidad, lo cual tampoco suele satisfacer a todo el mundo.

Yo defiendo que debe existir una responsabilidad de los agentes. Yo como técnico quiero tener la oportunidad de dar la mejor solución a las demandas que me proponen. Cumplir la ley, por supuesto, pero tener cierto margen de maniobra para adaptarme a las características de una instalación en concreto.

NOTA: Foto de un cuadro de George Tooker (1.956).

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s