Las calderas no siempre son mejores cuanta más potencia.

Ferrari negro

Es una de las aclaraciones que más a menudo hago, además forma parte de mi habitual estrategia de diseño. El reglamento de calefacción dice:

Los equipos de generación de calor y frío, así como los destinados al movimiento y transporte de fluidos, se seleccionarán en orden a conseguir que sus prestaciones, en cualquier condición de funcionamiento, estén lo más cercanas posible a su régimen de rendimiento máximo.

Todos los equipos se diseñan para unas determinadas condiciones, habitualmente las nominales, y dan su mejor rendimiento, o sea, la cantidad de trabajo que producen para la energía consumida, en un determinado régimen. Existen equipos que se adaptan más o menos bien, gracias a la inclusión de electrónica, a muchas condiciones de funcionamiento. Pero lo que no tiene ninguna lógica es sobredimensionar sin ninguna razón, por el simple hecho de contar con un equipo “grande”.

En muchos casos se ha convertido en algo tan habitual que es muy difícil que el usuario entienda que la sencillez, la exactitud o lo ajustado de una decisión van a su favor. Complicar y sobredimensionar las instalaciones de calefacción o de cualquier otro tipo solo consiguen que la satisfacción del usuario disminuya.

Todavía existe una gran capacidad de ahorro energético en las instalaciones de calefacción, muchos puntos pueden ser tocados y modificados, incluyendo equipos más modernos y eficaces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s