Como diseñar una vivienda. Aislamiento y herramienta unificada LIDER-CALENER.

Limitación demanda térmica

El sector de la calefacción, agua caliente sanitaria (A.C.S.) y en general todas las aplicaciones térmicas e instalaciones están viviendo una revolución y lo seguirán haciendo.

Nuevas normativas, como la ERP, nos acercan cada día más a la meta propuesta de edificios de cero consumo. Desde el protocolo de Kioto, los países y la unión europea han ido apostando cada vez más por la reducción del consumo energético y la no emisión de CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Desde el punto de vista del aislamiento de las viviendas los cambios son enormes. Dichos cambios serán muy difíciles de llevar a cabo por la tendencia que se ha instaurado y que viene heredada de la primera norma que yo conocí cuando comencé mi trayectoria profesional, la NBE-CT-79.

Los comienzos de DT Ingeniería fueron en el año 1997, todavía estaba en vigor dicha norma, que marcaba mínimos de calidad del aislamiento de las viviendas, y todavía no se cumplía. El consumo de un edificio viene marcado por dos puntos.

  • La demanda energética. La configuración del edificio, así como los materiales utilizados en la construcción determinan la cantidad de energía que tendrá que consumir.
  • Rendimiento de las instalaciones. Para calentar o enfriar una vivienda se pueden instalar equipos más o menos eficientes.

Dividiendo la demanda energética entre el rendimiento de las instalaciones se haya el consumo energético y la etiqueta o certificado energético del edificio.

La norma básica de la edificación, condiciones térmicas del año 1979 marcaba unos coeficientes de transmisión máximos, así como un método de cálculo para los edificios. Los coeficientes de transmisión son magnitudes físicas que miden la cantidad de calor que “huye” a través de las paredes o muros. Desde el minuto 1 de aplicación de la norma el incumplimiento fue generalizado. ¿Por qué?

Al lector no acostumbrado a las reglamentaciones técnicas le puede extrañar, pero en ocasiones, lo que pide la normativa es imposible. En este caso, el cambio que era necesario realizar era tan grande, que sencillamente era inconcebible para la mayoría de los agentes del sector. Si uno está acostumbrado a construir las casas con ladrillo y de repente te dicen que no vale, la primera respuesta que se le ocurre a cualquiera es “pero si lo hemos hecho así toda la vida“.

Así que con mal pie la norma NBE-CT-79 era un adorno, mayormente, que obligaba a preparar una documentación para cada edificio y que cayó rápidamente en el cajón de lo que nadie hace caso.

Para que te hagas una idea, el coeficiente de transmisión que marcaba la CT-79 para una cubierta como máximo era de 1,20 (cuanto más grande peor).

Humberto Conde - Cascais 2

Con la entrada en vigor del código técnico, dicha norma fue sustituida por la HE1, limitación de la demanda térmica. Todavía no se cumplía la norma del 1979 y la exigencia aumentaba. Para una cubierta en mi zona el valor máximo del coeficiente de transmisión bajaba hasta 0,40 aproximadamente. Una tercera parte.

¿Es posible obtener dicho coeficiente con los materiales actuales?. Fácilmente, pero hay que instalar más aislamiento del que el mercado está acostumbrado. El coste aumenta en base a disminuir el consumo de energía durante toda la vida útil del edificio.

Y por fin, llegó hace un par de años, la re-vuelta a la normativa, con la aparición de una nueva aplicación informática, mayores exigencias normativas e incluso un nuevo reglamento, el HE0. Ahora ya no es cuestión de que los coeficientes de transimisión estén por debajo de tal o cual valor. Ahora lo importante es que el consumo conjunto de todo el edificio sea inferior a las exigencias normativas.

Los técnicos tienen la costumbre de construir/ diseñar el edificio con el aspecto estético que interesa y luego conseguir a base de aislamiento que las paredes cumplan. Pero ya no es así de fácil. A lo mejor una pared con una ventana muy grande orientada al norte amplía el consumo energético de manera tan importante que la mejor solución sería variar la arquitectura o las instalaciones.

¿Como debe ser el proceso de diseño de un edificio ahora? Integrado, los técnicos deben trabajar en colaboración en todo el proceso del edificio. La aplicación de herramientas informáticas más avanzadas lo hace accesible y posible.

Por ejemplo, de acuerdo con la normativa aplicable en instalaciones de ventilación, es obligatoria la instalación de ventilación en todos los edificios de nueva construcción, sean viviendas u otro tipo de locales. Es necesario que se introduzca aire en los edificios que mantenga una calidad del aire aceptable. En muchas ocasiones, el ruido que generan los ventiladores, hace que esta instalación esté constantemente apagada (toda la vida se han abierto las ventanas, se dice). Con este nuevo punto de vista es casi obligatoria la instalación de un sistema de recuperación de calor (algo ya indicado en el reglamento de calefacción del año 2007). El consumo energético de calentar esa pequeña cantidad de aire constantemente supone una parte importante y es necesario reducirla.

Imágenes de una vivienda rehabilitada en Cascais (Portugal) por el arquitecto Humberto Conde.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s