3 Errores en las instalaciones de ventilación. Cálculo según RITE

Conductos ventilación RITE calculo

Las instalaciones de ventilación son desde hace relativamente poco tiempo obligatorias en todos los locales. Sin embargo son parte fundamental si se busca conseguir un buen confort en los locales. Se suele pensar en la temperatura como única unidad a tener en cuenta para estar cómodo. La calidad del aire es prioritaria, y debe ser asegurada antes que la calidad térmica.

El reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, RITE, indica varios métodos para la justificación de una instalación de ventilación, también se indica como válido el seguimiento de la norma UNE-EN 13779.

Sin entrar en grandes explicaciones el método habitual para el proyecto de una instalación de ventilación es:

1. Establecer la calidad de aire que se requiere.

En un aseo no es necesaria la misma calidad de aire que en un quirófano. Si nuestro local está situado al lado de una industria cuya polución u olor es muy elevado el nivel de filtración debe ser superior.

Error #1. No realizar un mantenimiento adecuado de los filtros.

El nivel de filtración que exige el RITE es alto en comparación con lo que existía con anterioridad a la entrada en vigor de este reglamento. Las pérdidas de carga de un filtro limpio y uno sucio son muy distintas. La limpieza de los mismos influye directamente en el rendimiento de los ventiladores y por lo tanto en su eficiencia energética.

2. Establecer el caudal de diseño.

Este caudal de cálculo se puede hacer depender del número de personas a las que atiende la instalación de ventilación. Además para establecer el caudal también es necesario tener en cuenta la calidad del aire que se debe dar en los locales.

Error #2. No ajustar el caudal al real.

Muchos edificios tienen usos muy particulares. Una planta dedicada a oficinas es posible que tenga dos o tres salas de reuniones. Salas, que se usarán una o dos veces al año (o no), y que normalmente serán ocupadas por las mismas personas que utilizan otros despachos de la misma planta. Es necesario ajustar el caudal a las necesidades reales. Si “por si acaso” se sobredimensiona el caudal, lo más probable es que los usarios mantengan la instalación apagada.

3. Diseñar el trazado de las instalaciones de ventilación.

La correcta selección de los difusores y rejillas, teniendo en cuentas sus características de descarga. Conseguir que la instalación esté correctamente equilibrada y que pase “suficientemente” desapercibida para los usuarios.

Error #3. No realizar limpieza de los conductos.

Con la última modificación al RITE se ha hecho obligatoria para los mantenedores el ejecutar la revisión de conductos de acuerdo con la norma UNE 100012. Desde mi punto de vista, este tipo de modificaciones reglamentarias que habitualmente pasan sin que nadie se de cuenta son las peores a nivel de cambios reales.

Las exigencias de esta norma son altas, por otro lado son “normales” en el nivel de instalación al que se ha llegado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s