Tuberías para instalaciones de calefacción

En instalaciones de calefacción se suelen usar tuberías de materiales plásticos. Con anterioridad se usaban materiales metálicos, el acero y el cobre, pero la facilidad de montaje, usabilidad e higiene han decantado la balanza hacia los nuevos materiales.

Es necesario destacar que el cobre sigue en uso. Es un excelente material para instalaciones vistas, como las que es necesario realizar en una vivienda habitada a la que se le quiere instalar la calefacción.

En general, ninguna tubería presenta problemas en los tramos rectos. Las fugas se pueden presentar en las uniones, codos, tés… Por eso, siempre se intenta por parte del instalador o del ingeniero involucrados en una instalación el adecuar el tipo de tubería usada a las necesidades de la instalación.

Básicamente existen 4 tipos de materiales plásticos.

POLIETILENO RETICULADO.

El ejemplo más claro de uso de este tipo de tubería son las instalaciones de suelo radiante. Se usan tramos enterizos de hasta 100-120 m de longitud que solo presentan la unión que se realiza en el colector, normalmente a la vista.

Se usa también en instalaciones de radiadores por colectores. Se realiza un tramo desde un colector, situado en el centro de la zona a calefactar, hasta cada uno de los radiadores, y otro tramo para el retorno. De este modo también se presentan únicamente uniones en sitios visibles.

Los sistemas de unión de las tuberías, homologados en conjunto con las mismas, pueden “enterrarse” en los forjados, si bien, por cuestiones prácticas cuando esto se tiene que realizar se prefiere otro tipo de tuberías con uniones más rápidas de realizar.

MULTICAPA.

Son tuberías formadas por tres capas. La exterior de polietileno, un alma de aluminio, y otra interior de polietileno. En general todas las tuberías presentan dilataciones más o menos grandes al calentarse el agua que tienen dentro, las tuberías multicapa cuentan con un alma de aluminio que impide que esas dilataciones sean muy grandes.

Este tipo de tubería es usada habitualmente en instalaciones en las que es necesario realizar uniones. También en instalaciones de suelo radiante debido a la facilidad de conformación de curvas.

POLIPROPILENO.

El polipropileno usado en calefacción es el llamado random, PPr. Las uniones que se practican con esta tubería son por termofusión, o sea, soldadas. Las hace ideales para tramos de diámetros importantes, también porqué el espesor de pared que tienen hace que abulten bastante si se quieren empotrar en paredes.

Son las que más dilatación térmica presentan, por lo que se fabrican con fibra de vidrio, cuya misión es la de sujetar el material ante las dilataciones.

POLIBUTILENO.

Quizá la menos usada en mi ámbito territorial. Su ventaja más evidente es la ausencia de memoria. Si se toma un tramo recto de tubería y se dobla, al dejar de hacer presión vuelve con más o menos facilidad a su estado inicial.

A veces, si el montaje no es preciso, pueden presentar fugas en las uniones, por lo que su uso por la parte de los profesionales es menor.

Cuando nosotros realizamos un proyecto de calefacción en muchas ocasiones la elección del material de las tuberías conlleva un importante coste. Es necesario que el instalador esté habituado a su uso, ya que cada uno de los materiales tiene un proceso de unión que requiere un aprendizaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s